¿ Quiere que le ayudemos a buscar un alojamiento rural ?
Pagina principal
 
 Parque Natural:

 
Localidades
Alcala la RealAlcaudete
AldeaquemadaAndujar
ArbunielBaeza
Baeza (La Yedra)Beas
Beas (Canada Catena)Bedmar
Bedmar (Cuadros)Begijar
Belmez de la MoraledaBenatae
CambilCastellar
Castillo de LocubinCastillo de Locubin (Ventas del Carrizal)
CastrilCazorla
ChiclanaChilluevar
HinojaresHornos de Segura (Canada Morales)
Hornos de SeguraHornos de Segura (Pantano Tranco)
IznatorafLa Iruela
La Iruela (Arroyo frio)La Iruela (Burrunchel)
LinaresLos Villares
MarmolejoOrcera
PegalajarPozo Alcon
Puente de GenavePuente de Genave (Penolite)
Puerta de SeguraQuesada
SabioteSanta Elena
Santiago-PontonesSantiago-Pontones (Coto Rios)
Santiago-Pontones (La Toba)Santo Tome
Segura de la Sierra (Carrasco)Segura de la Sierra
Segura de la Sierra (Cortijos Nuevos)Segura de la Sierra (El Ojuelo)
Segura de la Sierra (El Robledo)Siles
UbedaVillacarrillo
Villacarrillo (Mogon)Villanueva del A.
 Casas de madera
 Casas cueva
 Camping
 Actividades
 Contacto
 Acceso propietarios
 Enlaces amigos
 Calendario ocupación 
 Aviso legal
BUSCAR ALOJAMIENTO
Si sabe el nombre del alojamiento, póngalo aquí:

LO MAS VISITADO
Aurelia

60055

Apartamentos El Madroñal

55008

La Veguilla

17080

Caseria San Jose

13404

Pagina principal

12744

Viña El Alamillo

11052

Casa Rural Arroyo Rechita

8328

Casa rural Araceli

6342

La Aldeilla

6047

La Alcobilla

6002

JAEN RURAL EN REDES S.
 
        
 
 

RUTA TURISTICA A LA SIERRA DE CAZORLA

INTRODUCCIÓN

El nacimiento de ríos como el Guadalquivir, Segura, Madera, Guadalentín y Guadalimar, entre otros, y multitud de arroyos dentro de la extensión del parque contribuyen al desarrollo de una flora abundante, aportando un encanto diferente a este paraíso terrenal.

  Prepárate para disfrutar de uno de los mayores recintos naturales protegidos en España, y para eso, conviene que conozcas ciertos aspectos de la zona:

  Clima: Las lluvias son abundantes, teniendo el índice de pluviometría más alto de las regiones de la zona. La barrera montañosa, que rodea el parque, frena las borrascas del Mediterráneo y las del Atlántico. La nieve cubre los puntos más elevados durante el invierno.

  Flora: Este clima favorece una vegetación abundante. Destaca la violeta de Cazorla, especie endémica del parque, de gran belleza. Sus bosques están compuestos, en su mayoría, por pinos laricios, carrascos y negrales; la coscoja, el acebuche, la encina, el enebro y la sabina. Este tesoro verde se multiplica en las orillas de los ríos y arroyos.

  Fauna: La gran variedad de animales agrega un gran atractivo al parque, donde la cabra montés, el gamo, el ciervo, el jabalí, el conejo y la liebre se pasean con toda libertad. Los depredadores como el zorro, el gato montés, la gineta, la garduña, el tejón, el turón y la comadreja son también habitantes del este suelo.

  Más de cien especies de aves cursan los cielos de las sierras, entre rapaces como las águilas, el halcón común, el milano real, o el cernícalo; y rapaces nocturnas como el autillo o el búho real. Los buitres negro y leonado, también forman parte de esta gama de aves, en la que van a reintroducir el quebrantahuesos, especie desaparecida años atrás.

RUTA DEL PRIMER DIA

Los pueblos de la zona marcados por la huella de su antigua historia acabaron por dibujar lo que sería el plan del día. Cazorla parecía la ciudad ideal para comenzar nuestra ruta, pero no queríamos dejar de conocer Quesada, y emprendimos nuestro camino hacia allí dispuestos a disfrutar de las maravillas del paisaje y de los rincones sobrecogedores de la ciudad.

  El cerro de la Magdalena nos recibe rodeado de olivos y pinos, acogiendo en su seno la ciudad de Rafael Zabaleta, Quesada, sembrada de monumentos reflejo de sus épocas de mayor esplendor. Nos guiamos por un folleto de la población que acabamos de adquirir, y con la intuición del viajero emprendedor caminamos hacia el Arco de la Manguita de Utrera, de origen visigodo y cuyo nombre debe a la Virgen de la Consolación de Utrera; pero éste no tiene nada que envidiar al Arco de los Santos o del Señor del siglo XIV, que era la puerta del antiguo recinto amurallado, y nos deja igual de deslumbrados. Visitamos, despacio pero sin pausa, el museo de Zabaleta y disfrutamos de los óleos y dibujos del pintor, aunque resulta sorprendente que cinco salas puedan recoger tantas obras, transmitiendo la sensación de falta de espacio.

  Antes de salir de Quesada, nos acercamos a su iglesia parroquial del siglo XV. La ciudad resulta deliciosa por su colorido, las calles están siempre engalanadas y preparadas para el próximo concurso de flores, especialmente el casco antiguo.

  Nos han hablado de una aldea cercana, Bruñel, que ofrece a sus turistas la posibilidad de conocer una villa romana del siglo III, y una basílica paleocristiana del siglo IV. Pero una vez en la carretera lo dejamos para otra ocasión, y nos dirigimos directamente hacia Pozo Alcón, porque en un lado de la carretera veremos la primera belleza natural de la ruta marcada: la Cueva del agua
. Aparcamos el coche en un tramo de tierra, condicionado para ello, y caminamos agachados por un túnel corto que conduce a la cavidad natural de la que mana el agua. Los senderos nos llevan al fondo donde está la virgen. El ruido del agua y los pájaros nos envuelven en el canto de la naturaleza. Merecía la pena venir hasta la cueva, aunque tengamos que volver a la ciudad para retomar el camino que nos conduce a Cazorla.

  Esta ciudad permanece resguardada por la sombra de la Peña de los Halcones, y va a ser nuestro punto de partida para sumergirnos en las profundidades del Parque Nacional, pero antes investigaremos el rastro que han dejado otras civilizaciones en Cazorla. El barrio viejo, poblado de balcones cargados de flores, está protegido por el castillo de La Yedra, herencia árabe que aprovechó los cimientos romanos, recoge en su interior un museo de Artes y Costumbres del Alto Guadalquivir. En la plaza de Santa María, se encuentran los restos de esta iglesia, y la impresionante fuente de Cárdenas, de estilo renacentista, y con tres caños de agua fresca. Destacan también la iglesia de San Francisco, y la de San José del siglo XVI-XVII, situada esta última en la plaza de la Corredera. Una vez en la plaza conviene visitar el Ayuntamiento, otro retazo de historia. Y por supuesto, hacemos una paradita en uno de los bares que rodean la plaza, para saborear una buena tapa.

  Las fiestas de San Antón son en enero y la romería de la Virgen de la Cabeza se celebra al final de abril, sabiendo esto (por si queremos volver en días más señalados), regresamos a la carretera para conocer la encantadora población de La Iruela
 protegida por los restos del castillo, y tan solo a un kilómetro de Cazorla.

  Los cartagineses se asentaron sobre el suelo de La Iruela, y desde aquel momento acogería en su seno a romanos, árabes, al feudo del arzobispo de Toledo, etc. Las continuas pugnas con Cazorla cesaron en 1370 con motivo de las luchas de sucesión cuando recibió el título de villa independiente. Conociendo un poquito de su historia, nos dispusimos a visitar su Monasterio de los Caballeros Templarios, del que sólo quedan unos restos, y la Iglesia de Santa Domingo, situada dentro del castillo y construida en el siglo XVI, de estilo renacentista.

  Los alrededores de La Iruela prometen brindarnos parajes increíbles, y sin detenernos vamos hacia los miradores, situados a la derecha de la carretera. La vista es inigualable, nosotros hicimos del lugar nuestro primer descanso para recrearnos con cada detalle del paisaje. Desde allí, se divisa la ciudad de Cazorla, el espectáculo es sobrecogedor. Retomando la carretera del Chorro, llegamos a la ermita de la  Virgen de la Cabeza.


  A partir de aquí, se puede emprender una ruta a pie para conocer algunos parajes del interior del Parque. Subiendo por la peña de los Halcones llegamos hasta la casa forestal Prado Redondo. En un último esfuerzo por continuar ascendiendo alcanzamos el puerto de Tejo rodeados de la belleza que proporcionan los pinos a nuestro camino. La ruta presenta la opción de continuar hasta el pico Gilillo, u optar por seguir el trayecto hasta el Parador de Turismo. Nosotros decidimos regresar y proseguir hasta Vadillo, el siguiente pueblo de nuestra lista.

Vadillo es una aldea fruto de una antigua serrería de RENFE, utilizada para explotar los recurso forestales de esta sierra. Nos alejamos un poco del pueblo a pie para conocer la Cerrada de Utrero, para disfrutar del salto de agua que anima el paisaje en primavera.

  Cansados del trayecto de todo el día nos dirigimos hacia la casa rural en la que pasaremos la noche, Santa María de la Sierra, inmersa en la naturaleza y tranquilidad del Parque. Se encuentra entre Arroyo Frío y Torre del Vinagre
, por lo tanto no resulta difícil encontrarla. Cenando decidimos el itinerario de mañana.

RUTA DEL SEGUNDO DIA

Después de reponer fuerzas y habiendo descansado en medio de un paraíso natural, nos disponemos a emprender el día y prepararnos para la ruta que se basará principalmente en el senderismo. Para conocer los mejores parajes del Parque con guía o algunas zonas restringidas, os recomendamos las rutas que ofrece Ecosenda en vehículos 4x4 y senderismo, media jornada o jornada completa.

  Nuestro objetivo será el Nacimiento del rio Borosa
y sus alrededores, pero primero iremos hacia el Centro de Interpretación de Torre del Vinagre con Recepción de visitantes y Museo de caza, lugar obligado de visita una vez que estás en el Parque Natural. Además, el centro cuenta con un jardín botánico que demorará aun más nuestra parada, y pronto nos ponemos en marcha para poder disfrutar de las bellezas naturales de la clásica visita obligada.

  El vehículo nos servirá para llegar hasta la piscifactoría del Borosa, donde tendremos que dejarlo porque una cadena impide su paso. Recomendamos, si se llevan dos coches, dejar uno al final de la ruta o pactar con alguien que se encargue de trasladar el vehículo hasta allí y os espere al terminar, porque el camino es largo y se podría hacer pesado volver sobre nuestros pasos.

  Comenzamos a caminar, cruzamos el río por el puente de Caracolillos y nos topamos con una bifurcación en el trayecto. El viajero puede optar por girar a la derecha y dirigirse hacia la cascada de Linarejos, uno de los saltos de agua más espectaculares del parque, y en su camino disfrutar de la estación biológica de Roblehondo, el puerto del Calvario, el arroyo de Los Ubios o la Cerrada de Utrero. Nosotros giramos a la izquierda, sin olvidar que la ruta de hoy está especialmente destinada a ver las principales maravillas acuáticas de la sierra. Sobrepasamos a través de otro puente un lugar llamado Vado Rosales, optando por un recorrido de belleza asombrosa, en el que vamos atravesando el Borosa en diferentes ocasiones.

  El río permanece atrapado entre dos rocas impresionantes, que le permiten arrastrarse sinuosamente entre las sombras de las paredes que forman los peñascos, en la cerrada de Elías. Desde allí, nos dirigimos bastante impresionados por los paisajes, al salto de los Órganos pasando antes por la fuente Huelga Nidillo. La central eléctrica de los Órganos no es lo único que nos espera, y al llegar encontramos una cascada por la que se despeña el río Borosa cerca de su nacimiento, entre el color ocre de las rocas y las pinceladas verdes que ocasiona la flora de la zona, un lugar precioso de inigualable belleza.

  Alcanzar la laguna de Aguas Negras se convierte en una odisea cargada de dificultades, que merece la pena ir superando. Después de haber caminado diez kilómetros, la senda se vuelve zigzagueante y a través de túneles excavados en la roca, franqueamos las aberturas de la piedra para alcanzar el final del camino, que ofrece la vista espectacular de la laguna de Aguas Negras.

  El nacimiento del Borosa está muy cerca y no tardamos nada en encontrarlo, después de cruzar la presa alcanzamos un remanso del río que forma uno de los paraísos naturales del parque, donde se concentran multitud de animales, la laguna de Valdeazores. Desde aquí tomaremos una pista forestal, para alcanzar la caseta de Fuente de Acero, donde os recomendamos haber dejado un vehículo.

  El trayecto se vuelve más sencillo con la ayuda del coche, y rápidamente estamos en Nava de San Pedro, donde sorprendentemente encontramos un par de casas todavía habitadas y un centro de recría de animales. Vadillo será el punto final de la ruta del día y donde acabaremos, con ganas de repetir la aventura de adentrarnos en la sierra de Cazorla para descubrir esos rincones que en estos dos días no hemos podido conocer