¿ Quiere que le ayudemos a buscar un alojamiento rural ?
Pagina principal
 
 Actividades Parque Natural:

 
 
 
JAEN RURAL EN REDES S.
 
        
 
 

Volver al menú anterior

 
 

Actividades en la localidad de Chiclana de Segura

 Visitas monumentales:

 Mirador del Castillo 

Desde este mirador, ubicado junto a las ruinas del castillo, en lo alto de un cerro, obtendremos impresionantes vistas de cuatro provincias distintas: Ciudad Real, Granada, Albacete y la propia de Jaén. 

Emplazamiento: En el cerro del castillo, dentro del casco urbano.

Distancia: 0 km.

Medio: A pie.

Vía de acceso: Desde la plaza del Generalísimo.


Puente Mocho 

Se trata de un viejo puente romano, enclavado sobre el río Guadalimar, cuyos alrededores contienen numerosos vestigios arqueológicos. 

Emplazamiento: A 2 km de La Porrosa, muy cerca de la N-322.

Distancia: 16 km.

Medio: Vehículo turismo.

Vía de acceso: Por la J-6.240 y, recorridos 3,5 km, nos desviaremos a la derecha por la JV-6.241 en dirección a La Porrosa. Continuando en dirección a Beas de Segura nos toparemos con el puente.

 



Fiestas: 

 Dia 8 de mayo festividad de la Virgen de la Carrasca en honor a su patrona la Virgen de Nazaret.

El día 8 de septiembre se vuelven a celebrar festejos en honor de la patrona, dentro de los cuales tienen lugar los tradicionales encierros de reses bravas.

En Chiclana desde tiempo inmemorial se ha celebrado la festividad de San Marcos, de la que ya se da noticia en tiempos de Felipe II, siendo tenida entonces como fiesta muy antigua surgida del voto que los chiclaneros hicieron al santo protector de los ganaderos y de los campos con motivo de verse amenazados por una plaga de langostas que, como se decía entonces, se comía los panes del término de la villa de Chiclana y las comarcas colindantes. De este voto y de esta fiesta perdura hoy la costumbre de preparar y comer ese día, 25 de abril, los hornazos de San Marcos. 

Dentro de los aspectos folclóricos es digno que se mencione que Chiclana tiene un baile propio consistente en una airosa jota.

 

Gastronomia:  

Entiende de la buena mesa el chiclanero y tal vez sea por ello por lo que ha conservado con esmero su cocina tradicional, caso del “ajoharina”, el plato más antiguo y señero de su comarca, confeccionado a base de patatas y verduras fritas que luego han de ser trabadas por la maestría del guisandero con harina y aderezado con pimentón.

Sin salirnos de las comidas farináceas, en Chiclana de Segura son tradicionales también los “andrajos con liebre”, donde en el caldo de haber preparado la carne junto a un sofrito de cebolla, tomate y pimiento, aderezado con pimentón, ajo, azafrán, hierbabuena, y trabado el caldo con alguna patata, se cuecen unos jirones de masa de harina, de ahí su peculiar nombre que recuerda a la tela rota. Dentro también de este tipo de guisos nos encontramos en la cocina de Chiclana los “galianos”, vianda ancestral propia de los pastores trashumantes que lo tomaban a pie de cañada. Galianera es llamada a una torta de pan sin levadura que el propio pastor elaboraba en la parte lisa del cuero de una oveja, y que era puesta a cocer en todo su vuelo en las ascuas del fuego pastoril.

Propias también de esta tierra y de las gentes que han trabajado el campo chiclanero son las “migas” acompañadas de aceitunas en aliño, rabanillos, torreznos y una fruta como el melón para mejor hacerlas pasar por el desfiladero del gaznate.

Punto y aparte merece la “gachamiga”, plato airoso donde los fogones tradicionales ponen a prueba al más avezado guisandero al requerir este preparado culinario lentitud y parsimonia en su elaboración. La “gachamiga” es en suma una torta que se prepara con harina, patatas en rodajas y aceite de oliva, y que se mueve por volteo en la propia sartén para su mejor cocción. En Chiclana de Segura gustan tomarse acompañadas de chorizo.